La Verdad ¿Un destino en la Ciencia Política?

La Verdad ¿Un destino en la Ciencia Política?

La Verdad ¿Un destino en la Ciencia Política?

La historia de la Ciencia Política en América Latina y en Colombia particularmente parecen ser recientes o más jóvenes en comparación con la anciana violencia que nos azota, desde la misma colonización y permanece vigente hoy en las calles.

Algunos autores están preocupados por el exponencial crecimiento que ha tenido la disciplina como profesión en la región y el país, pero en contraste otros parecen más optimistas y ven con buenos ojos ese crecimiento, los primeros argumentan que la profesionalización exige retos, como el de la regulación, porque la parecer hay mucha irresponsabilidad en el ejercicio del quehacer, los segundos por el contrario ven esta regularización como algo negativo, en el sentido que podrían llegar estas regulación de sectores políticos que politicen la Ciencia Política.

Particularmente me identifico con los primeros, considero que se debe regularizar el ejercicio de la profesión, teniendo siempre como primicia la verdad, verdad basada en datos, en normas y leyes, en evidencia histórica y empírica, que lleven a interpretaciones claras y no acomodadas, lo que hace de la verdad un gran ausente o muchas veces prostituida a conveniencia de algunos, tergiversada a tal punto de llegar a legitimar la violencia, las vías de hecho, los actos criminales y romantizarlos como quien coloca perfume en excremento y más aun teniendo en cuenta este espacio académico, ¿si esa verdad esta ausente desde la academia, como estarán el resto de esferas sociales?

He evidenciado y mal haría yo, el no expresar mi preocupación en este espacio, ya que en el poco tiempo que llevo cursando esta maravillosa pasión he podido vivir en carne propia, los ataques de esa nueva hegemonía que ha tomado la catedra y esta última ha sucumbido ante la arremetida histórica que el mismo Gramsci proponía para la toma del poder, la conquista de la cultura en todas las áreas y que mejor que hacerlo desde la academia, porque desde allí se imparte.

He ahí la raíz de tan inmenso problema social que vivimos hoy, gente arrogándose el derecho de a quien concede la vida y a quien no, casos por citar hay muchos pero apenas citare los más crueles y abyectos, como los bebes fallecidos en las ambulancias que “manifestantes pacíficos” pero encapuchados no dejaron pasar, los policías quemados y la violación de una uniformada, la escases que trajo hambre, el sobrecosto de la canasta familiar que se pretendía proteger, las vidas que se perdieron y se siguen perdiendo por falta de insumos médicos y especialmente de oxígeno, sin hablar de la agudización de la crisis económica generada por los bloqueos criminales y terroristas que en solo un mes arrasó con más empresas, empleos y dignidad que la misma pandemia.

Y por su puesto que este es un tema que la ciencia política debe estudiar y con suma urgencia, desde los macromoldes y micromoldes, pasando por todos los enfoques y teorías, tratando de tender puentes entre estos, esclareciendo las relaciones causa-efecto y de algún modo predecir los repartos que sus actores tomaran en el corto y mediano plazo, que a mi modo de ver será nefasto, basándome en la experiencia empírica, en esa verdad histórica que esta ahí, pero que ahora algunos politólogos y peor aún politólogos docentes pretender reescribir, vendiéndonos lo malo como el paraíso, vendiéndonos el recorte de libertades como ampliación de derechos, justificando el crimen como “aristas” de las manifestaciones, cuando en verdad son maniobras perversas el interpretar la ley al acomodo de unos pocos y para beneficio de sus contratantes, tratar de tergiversar la verdad a conveniencia y llevarla al absurdo de nombrarla “reivindicaciones justas o deuda histórica”.

¿Y si un día los que no piensan como ellos se arrogaran, el derecho de convertir sus fantasías en reivindicaciones sociales? ¿Y si en nombre del bien común recortaran las libertades y derechos de otros, incluso el de la vida? ¿Y si un día los que no piensan como ellos llegaran al extremo de los extremos? ¿Y si un día hiciéramos lo que ellos hacen?

Es incipiente la Ciencia Política en Colombia y en la región, pero no por eso los politólogos en ejercicio, los docentes y menos quienes estamos en formación deberíamos faltar a la verdad, si la verdad deja de serlo, ¿entonces que nos queda? Si la historia lo cambiamos y acomodamos a nuestro acomodo ¿Dónde queda el prestigio y la credibilidad de nuestra disciplina, de nuestra pasión? Estaríamos haciendo análisis sobre el aire y no aterrizados en hechos, comparto con quienes muestran preocupación frente al exponencial crecimiento sin control, de profesionales en este campo, sin vigilancia, sin un código de ética establecido, sin unos lineamientos mínimos, que ante la inmensidad de tesis por abordar lo único a lo que podemos hacer honor es a la verdad.

Y continuo con la ultima frase que me parece aún mas peligrosa y nefasta: “en otras palabras, en razón de su religión, origen étnico, nacionalidad, raza, color, ascendencia, género u otro factor de identidad” es decir que por cualquier motivo que otro se sienta atacado por mí, tanto en el lenguaje verbal y no verbal (gestos, miradas, señas, tono de voz) cualquier tipo de interacción que exista entre las personas y de las cuales alguna de ellas se sienta atacada, configura “discurso de odio”.

Desde luego que hay multiplicidad de metodologías de análisis, tenemos enfoques y entrañablemente tenemos tendencias e ideologías tan arraigadas que incluso algunos pueden llegar a llamarse fundamentalistas o radicales, pero eso no nos puede desviar del único norte al que todos debemos anhelar llegar, la verdad.

Así las cosas todo se resume en que nuestra profesión nos demanda, como cientistas políticos, en ejercicio o en formación que debemos recolectar, estudiar, analizar y plasmar en la medida de los posible todos o la gran mayoría de los factores comprometidos en el estudio de un tema y no sobra la aclaración que todos estos aspectos y factores deben pasar por una rigurosa verificación de veracidad y exactitud, antes de lanzar nuestra tesis y propuestas de solución, basada en hechos históricos o empíricos (verdad) lo que nos obliga a dejar de lado y soltar la radicalización o ideología (propia y muy respetable de cada uno de nosotros) en nombre de la verdad, para llevar a cabo el ejercicio de nuestra profesión con responsabilidad, contribuyendo a fortalecer el prestigio, la seriedad y sobre todo al aporte de soluciones reales, medibles y efectivas a las problemáticas sociales que como politólogos y ciudadanos el país nos demanda y estamos llamados a resolver.

Figura 1

El “Libro Negro de la Nueva Izquierda” y sus autores Agustin Laje (Politólogo) y Nicolas Marquez (Abogado y Escritor)

Febrero 2019 En Costa Rica, Agustín Laje y Nicolás Márquez, los autores de “El libro negro de la Nueva Izquierda”, el libro que destruyó la ideología de género. Pronto más información! https://twitter.com/fabrialvarado7/status/1052020683562205184?lang=fa 

Referencias Bibliográficas

Bulcourf, P., Gutiérrez Márquez, E., & Cardozo, N. (2015). Historia y Desarrollo de La Ciencia Política en América Latina: Reflexiones Sobre La Constitución Del Campo De   Estudios. Revista de Ciencia Política, 35(1), pág. 179–199. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-090X2015000100009     

El Malpensante. (de 2021) La reseña Critica https://dfelg.ua.es/coloquio-teatro-miradas-          cruzadas/doc/resena_critica.pdf

Losada, R. & Casas, A.C. (2008). Enfoques para el análisis político: historia, epistemología y   perspectivas de la ciencia política. Editorial Pontificia Universidad Javeriana. pags 21-44. https://marchadelpoeta.files.wordpress.com/2013/07/52693302-enfoques-para-el-analisis-politico.pdf

Leyva, s., & Ramírez, M. F. (2015). La Ciencia Política en Colombia: Una Disciplina en Continua Expansión. Revista de Ciencia Política, 35(1), págs. 71–94. https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-090X2015000100005

Ortiz, Juan. (11 de enero de 2021). Reseña crítica. Lifeder. https://www.lifeder.com/resena-critica/