La Reforma Tributaria y El Costo De La “Paz”

La Reforma Tributaria y El Costo De La “Paz”

Al calor de lo que parece ser una inminente y justa manifestación prevista para el próximo 28 de abril, que tiene como caldo de cultivo perfecto los indispensables ingredientes de: la decepción, la indignación, la zozobra con su inseparable amigo el pánico colectivo, la crisis económica producto del COVID 19 que llego como un paquete completo que incluye: la quiebra masiva de empresas y sus derivados el desempleo, el hambre y la pobreza, si a esto le ponemos como cereza del pastel, la propuesta de reforma tributaria que se está tramitando por parte del gobierno, diríamos que esta sublevación o insurrección social es legítima por parte del pueblo colombiano, que no aguanta más tantas desgracias juntas.

 La verdad es que ese llamado a la manifestación “legitima” no son más que las sombras que se generan a espaldas de los prisioneros, quienes únicamente pueden ver en frente un acto de titiriteros muy bien orquestado (Platón, 1988) y de resultar, sería muy bien ejecutado para sus fines políticos de cara al 2022, lo que llamaría Aristóteles el ejercicio de una forma de gobierno impura llamada demagogia (Aristóteles, 1988) aprovechándose de todos para beneficio de unos pocos.

Con el único fin de salvar la mayor cantidad de vidas e integridad de las personas, participantes o no de las próximas manifestaciones del 28 de abril, preservar los bienes públicos y privados, las desgracias que trae para las familias de los fallecidos, de los heridos y los procesados, deseo invitar a los lectores de esta columna a hacer una reflexión basada en datos y después de leerla decidir si es justo o no poner en riesgo la vida por los intereses de unos pocos.

Los pasados de 28 de noviembre y 31 de diciembre de 2020, asignaron el presupuesto únicamente, léase bien, únicamente para el año 2021, a unos señores muy sonados, pero poco eficientes y si señores no son los congresistas (a esos los abordare en otra columna), se trata ni más ni menos de la “honorable” Jurisdicción Especial de Paz (JEP) y sus órganos accesorios, quienes a la publicación de esta columna su único gran logro para mostrar es la liberación y posterior fuga del narco terrorista alias “Jesús Santrich”.

Ministerio de Hacienda y Crédito Público. (2020). Decreto 1805 de 2020 por medio del cual se liquida el presupuesto general de la Nación para la vigencia fiscal de 2021, se detallan las apropiaciones y se clasifican y definen gastos. 

Congreso de la Republica de Colombia. (2020, 31 de diciembre). Ley 2063 de 2020. Por el cual se decreta el presupuesto de rentas y recursos de capital y la ley de apropiaciones para la vigencia fiscal del 1 de enero al 31 de diciembre de 2021.

Pues resulta que a nuestra honorable JEP y sus entidades accesorias concebidas en virtud del llamado “Acuerdo de paz” les han sido asignado la módica suma de $2,8 billones de pesos, más exactamente $2´803.897´938.565 (dos billones, ochocientos tres mil, ochocientos noventa y siete millones, novecientos treinta y ocho mil, quinientos sesenta y cinco pesos) que expresado en dólares estadounidenses son ni más ni menos que 770´286.818,25 USD (setecientos setenta millones, doscientos ochocientos y seis mil, ochocientos dieciocho dólares) con el cambio de la TRM a hoy 23 de abril de 2021 según el Banco de la Republica por valor de $3.640.07 (tres mil, seis cientos, cuarenta pesos) por dólar.

Dentro de esa bicoca de asignación presupuestal, está incluida la reparación de las víctimas por la suma de $2,049 billones, exactamente $2´049.302´993.686, lo que significa que a las víctimas las estamos reparando usted y yo, entonces cabe hacer la pregunta ¿y no que a las victimas las reparaban sus victimarios? Habría que preguntarles a esas entidades en suma ¿Dónde están los activos confiscados? Y teniendo en cuenta que ya van más de tres años de existencia ¿dónde está la liquidación de esos bienes? Pues a la luz de que las victimas ya tienen una asignación presupuestal de nuestros impuestos, ¿será que a los narcoterroristas les lavaron el dinero mal habido y sus bienes? ¿en manos de quien están esos dineros y propiedades? Que dicho sea de paso son de las victimas a quienes extorsionaron, desplazaron forzosamente, asesinaron, les reclutaron y violaron sus hijos ¿se quedaron en manos de los terroristas o de estas entidades que no los han liquidado, no los quieren liquidar, o les conviene dilatar este proceso el mayor tiempo posible? pues lo único cierto a esta fecha es que somos los colombianos, pagando con nuestros impuestos nuestra propia reparación, ahora como víctimas revictimizadas.

De hacerse lo que se debe hacer en este tema, es decir que, si se confiscaran y liquidaran el dinero y activos mal habidos de los grupos narcoterroristas, podríamos destinar este dinero a la financiación de entidades como el SENA que tiene un rubro similar de $2,16 billones o el programa de alimentación escolar por dos años, que cuenta con asignación de apenas $1,2 billón de pesos.

Ahora bien, resulta que los mismos sectores defensores de la “paz” (ustedes ya saben de quien hablo), el llamado cartel de la paloma, esos que en algún momento nos descalificaron llamándonos guerreristas, enemigos de la paz, mentirosos y otras lindezas, crearon algunas entidades para sacar de nuestros bolsillos la paz, es decir agrandaron el estado y su burocracia, al mejor estilo de los regímenes totalitarios, cada una de estas entidades con su propia autonomía descentralizada y presupuesto asignado que les llega de nuestros impuestos pero ellos destinan en lo que mejor les parezca, están ahora llamando a la manifestación del 28 de abril en contra de la reforma tributaria necesaria para financiar su propia justicia y sus entidades accesorias que se confeccionaron a la medida de sus exigencias.

Así estas entidades accesorias y serviles a los intereses nefastos de esa nueva burguesía proveniente del crimen organizado y el narcotráfico, tenemos la llamada Agencia para la reincorporación y la normalización (ARN) con presupuesto para 2021 de $135.795 millones de pesos en contraste con el programa computadores para educar que se quedó sin presupuesto y tiene que valerse por sí mismo con recursos propios por valor de $103.727 millones y alcanzaría incluso para financiar los Institutos nacionales de sordos y ciegos (INSOR – INCI) los que si generan una verdadera inclusión y equidad, institutos que juntos costarían $18.931 millones, pero vemos que garantizar la impunidad a criminales de lesa humanidad y encima de todo premiarlos con nuestros recursos es una prioridad de esta nueva oligarquía, ¿no es acaso esto un verdadero despropósito?

Otra entidad que no podemos dejar pasar alto es la llamada Unidad de búsqueda de personas desaparecidas, por valor de $127.889 millones y su función es la misma que podría hacer el CTI de la Fiscalía y destinaríamos esos recursos para para financiar la Agencia de renovación del territorio (ART) por valor de $103.134 millones y quedaría dinero.

$116.992 millones fueron asignados a la “Comisión para el esclarecimiento de la verdad, la convivencia y la no repetición” y te preguntaras ¿es en serio que existe esta entidad no será un chiste? Pues el mal chiste es cierto, la entidad existe, pero ¿no fue este el compromiso que asumieron los “señores” narcoterroristas hoy senadores a cambio de sus curules y no ir presos? ¿acaso no es esta una función de la JEP? pues ahora dimensionemos cómo se puede destinar semejante despilfarro de dinero para que esos señores consulten sus macabros registros y digan lo que hay allí, este dinero se podría destinar al fortalecimiento o financiación de dos entidades vitales como el Instituto nacional de salud que costara este año $88.640 millones y la comisión Nacional del servicio civil que cuenta con apenas $4.428 millones y quedaría dinero.

Cerrando con la honorable JEP que este año nos costara a los colombianos la módica suma de $330.748 millones, con el cual se podrían financiar cuatro entidades, entre ellas dos ministerios, como el de las TIC que cuenta con apenas $81.891 millones y el Ministerio de Justicia por valor de $145.363 millones, este último que requiere con suma urgencia fortalecerse para sacar adelante tantos procesos judiciales represados y en contraste con nuestros héroes de Colombia, a quienes debemos todo nuestro respeto y admiración por ser quienes han dado y siguen dando sus vidas por nuestra paz y libertad y quienes aún continúan en la guerra del país del postconflicto, tienen una asignación que es el vivo reflejo de su precario funcionamiento y es su Justicia Penal Militar con solo $39.263 millones y la minusválida atención médica de nuestros héroes y sus familias en el hospital militar con el agónico presupuesto de $19.678 millones.

Ahora me pregunto ¿será aceptable convertir, la actual grieta fiscal en un desproporcionado y profundo abismo? Abismo que, dicho sea de paso, el actual gobierno intenta tapar, porque de no hacerlo “sería atentar contra la paz”

¿Serán legitimas esta y las demás reformas tributarias que faltan para dar cumplimiento a compromisos de un acuerdo que, en contra de la voluntad del constituyente primario, impuso la anterior y tiránica administración, en concubinato de las altas cortes, la oligarquía de un congreso enmermelado y la insensata comunidad internacional?, ¿será razonable premiar a quienes han desangrado y siguen desangrando el país por más de seis décadas no solo con impunidad, sino ahora con nuestros recursos y peor aún continúan en el crimen?¿en que se justifican tantos gastos de la JEP en el rubro de “inversión” por cifras descomunales? ¿acaso están comprando todas las tierras y empresas del país? ¿cuáles han sido sus resultados para justificar ese presupuesto?

Considero que no se necesitarían más de cien personas entre los dieciocho magistrados y sus seis “amicus curiae” (mandaderos contratistas), personal administrativo y las personas de servicios generales que sirven los tintos, para citar a los terroristas reciclados quienes llegan a consultar con computador en mano, sus macabros registros de secuestrados, desaparecidos, asesinados, fusilados, niños reclutados, abortos inducidos a esas niñas que violaban, ¿no sería más fácil enviar esos retorcidos registros vía correo electrónico? ¿Cuántas personas desaparecidas ha encontrado la UBPD? ¿ya liberaron a todos los secuestrados?

En conclusión serás tú estimado lector, quien haga o no esta reflexión, saques diez minutos de tu vida en verificar y contrastar la información aquí plasmada, hacer las cuentas antes referidas, si votaste por el SI deberás sentir una gran satisfacción de que a pesar de haber ganado el NO fuiste tu quien gano porque al final se impuso la “PAZ” y ahora con mucho gusto apoyaras con tu dinero la construcción de este nuevo país en “postconflicto” y por lo tanto no tendrás motivos para movilizarte el 28 de abril en contra de la tributaria que aprobaste, sí votaste por el SI con buenas intenciones, te dejaste llevar de la moda de la paloma, creíste inocentemente que no regalarías tus hijos para la guerra, te dijeron que la paz era gratis y desconocías el impacto económico, social y particular que esto traería y ahora te sientes engañado, aun estas a tiempo de pasarte a la orilla de los llamados “guerreristas y enemigos de la paz” y podrás arrogarte el derecho a salir a manifestar el 28 de abril en contra de esa burocracia que te está sacando el dinero que no tienes y el de esos hijos que aun no han nacido, sí votaste por el NO siéntete tranquilo porque siempre tuvimos la razón y consíguete un buen contador para que no la pases tan mal si la reforma se aprueba, sal a marchar en contra de esta imposición tiránica y demagógica, señores lectores pacifistas y amigos guerreristas (como nos decían) si piensas marchar este próximo 28 de abril hazlo, pero informado para que sepas a quien debes reclamar.

Y volviendo al gran Platón, “quien salen a la luz y ve el cielo abierto” queda en una gran encrucijada, porque tras volver a la caverna debe tomar una decisión, guardarse para sí mismo la realidad que ha experimentado o arriesgar su vida dándolo a conocer, ante la falsa realidad que han vivido los prisioneros, para quienes aquellas sombras son su realidad. (Platón, 1988)

Figura 1

Grupos armados estarían detrás de desmanes en Bogotá

Referencias Bibliográficas

Abensour, Miguel (2007). Lectura arendtiana del mito de la caverna, contra         la         soberanía de la filosofía sobre la política. https://www.um.es/sabio/docs-cmsweb/aulademayores/mitoabensour.pdf

Aristóteles (1988). Política. (Libro I, capítulo: 1. Libro III, capítulos: 4 y 5). http://www.filosofia.org/cla/ari/azc03.htm

Congreso de la Republica de Colombia. (2020, 31 de diciembre). Ley 2063 de 2020.       por el cual se decreta el presupuesto de rentas y recursos de capital y la ley de apropiaciones para la vigencia fiscal del 1 de enero al 31 de diciembre de 2021.  https://www.jep.gov.co/Paginas/Transparencia/Presupuesto/Presupuesto-general-asignado.aspx

Diario digital La Prensa del Tachira. (2020). [Fotografía]. Grupos armados estarían detrás de  desmanes en Bogotá https://laprensatachira.com/nota/13269/2020/09/categorias.php?r=1&c=18476

 Ministerio de Hacienda y Crédito Público. (2020). Decreto 1805 de 2020 por medio del         cual se liquida el presupuesto general de la Nación para la vigencia fiscal de        2021, se detallan las apropiaciones y se clasifican y definen gastos. Jurisdicción Especial de paz  https://www.jep.gov.co/Paginas/Transparencia/Presupuesto/Presupuesto-general-asignado.aspx

Platón (1988). Diálogos IV. República VII (páginas: 338-344): Gredos 

http://www.hermanosdearmas.es/wp-content/uploads/2017/12/platon-dialogos-04-rep%C3%BAblica.pdf  

Mapa Conceptual de Presaberes

Figura 1

Mapa conceptual de los conceptos básicos de Política, Ciencia Política, Estado y Poder

Decidí poner en el centro del mapa conceptual a la Sociedad, quienes son el centro de aplicación y estudio de los cuatro conceptos descritos a su al rededor.

La Ciencia Política, se encarga de estudiar la aplicación y ejercicio de la Política en la sociedad como eje central, en quienes la política planea, desarrolla y ejecuta programas con el fin de mejorar la calidad de vida y generar bienestar de los ciudadanos o administrados quienes organizados en un territorio y a través de órganos administrativos a los cuales les reparten ciertos poderes limitados, que para poderlos ejercer se les reviste a esos órganos administrativos autoridad para hacer cumplir su poder y nuevamente la ciencia política estudia la practica de estos cuatro conceptos en la sociedad, para volver a definir por varios métodos, el ejercicio de la política en la sociedad.